La falta de un programa regular de mantenimiento y limpieza de cristales permite que los minerales como el calcio, el magnesio, el hierro o los silicatos se acumulen en la superficie del cristal.

Para lograr eliminar estas manchas hay dos soluciones: la sustitución del cristal o el uso de productos específicos en manos de profesionales cualificados. Obviamente, el uso de productos específicos de primera calidad y el protocolo de actuación concreto es una solución más económica que la sustitución del cristal dañado o deteriorado. En Limpiezas PCO somos expertos en este tipo de soluciones y por ello contamos con los mejores productos del mercado y los profesionales más especializados.

Compruebe usted los resultados que se pueden lograr:

¿Cómo funciona el sistema de limpieza?

Se utiliza un producto químico / ácido capaz de eliminar las manchas junto a una pulidora.

Para evitar rayar el cristal el producto tiene partículas muy pequeñas. La selección de un correcto producto es vital: si las particulas son de un tamaño no adecuado o el producto está pensado para la limpieza a mano, el resultado puede ser temporal o incluso no llegar a eliminar la cal o el resto de minerales que dejan ese aspecto blanco.

Además el producto que utilizamos es respetuoso para el medio ambiente y está especialmente diseñado para el pulido de vidrio con máquinas.

¿Dónde se puede aplicar?

Se puede aplicar en las ventanas, puertas de ducha, parabrisas de coches, barcos, tapas de cristales de mesas y muchos más.

¿Es suficiente este tratamiento para lograr limpiar los cristales de forma definitiva?

Además, se recomienda una vez acabado este paso realizar una solución hidrofóbica, para lograr mantener el cristal limpio aún más tiempo.